Sobre las nominadas a los Oscar 2023

Una recopilación de análisis de las principales películas de 2022 nominadas a la 95 edición de los Oscar. Por orden alfabético:

«Avatar» sus instantes dramáticos y entretenidos son de agradecer. Pese a ello, el film abunda en carencias; las escenas de azúcar visual que todos critican por no aportar nada al film, es el menor de sus problemas. Hay fallos más importantes en términos de guión. Demasiados personajes que no se integran completamente en la trama principal ni en las subtramas; como el hijo del villano, que resulta deficientemente escrito. Además, estos personajes siempre superan los obstáculos narrativos con relativa facilidad. Las secuencias de la llegada a la isla me parecen de lo mejor del film, pero durante el resto del metraje hay momentos en los que me siento ajeno al drama, especialmente en su comienzo.

«Babylon» a mi juicio, es un film con un primer acto excelente. La escena en la que se ruedan dos películas mudas a la vez, la de Brad Pitt y la de Margot Robbie, es inconmensurable. Además, el film, tiene un tercer acto bastante potente. El problema yace en su segundo acto. A partir de la llegada del sonido al cine, el guión se desinfla y le sobra metraje. No obstante, la película no merece el trato que ha recibido por parte de público y crítica. De aquí a unos años, Babylon, será reivindicada y quizás llegue a convertirse en un film de culto. Es, sin duda, de lo mejor de 2022, y merecía un puesto entre las nominadas a mejor película.

«Elvis» todo lo que hace Baz Luhrmann suele ser irrespetuoso con el material original, desprovisto de sutilidad y lo que es peor aún, lindando el aburrimiento. Este film es de lo mejor de su carrera, y puede ser visto con relativo agrado. Pese a ello, es una película ‘flojita’, no es para 8 nominaciones.

«Everything everywhere all at once» me parece una película pretenciosa, pseudo-intelectual y fallida. Al comienzo resulta interesante, incluso parece original, pero, conforme avanza, te comienza a resultar pesada, repetitiva, aburrida, pedante y en definitiva insoportable.  El mayor de sus problemas es que la película no se toma en serio a sí misma, transmitiendo este desinterés al espectador. En cierto modo, me parece un proyecto de chavales de instituto. 

«Living» remake del gran film de Kurosawa con poca cosa que aportar, la película no es mala y puede ser vista con cierto agrado pero el espectador no puede resistir la comparación y se siente parcialmente ajeno a la trama la cual no consigue atraparlo del todo.

«Sin novedad en el frente» tiene la fortuna de que trabaja sobre un material de mucha calidad. Adapta relativamente bien el espíritu de la novela y del primer film. Incluso si ya se conoce la historia, el espectador la sigue con bastante interés. Sin embargo, el film está rodado de una manera burda y mucho menos sofisticada que la obra maestra de 1930.  Para explicarlo mejor, me gustaría citar dos ejemplos: 

Antes del ataque final, el protagonista mira el reloj, vemos que son las 10.45, el armisticio es a las 11.00. El compañero de al lado le pregunta, “¿qué hora es?”, y este responde: “quedan 15 minutos para el armisticio”.  ¿Era esto necesario? El espectador ya tiene suficiente información, la redundancia lleva a la pérdida de interés. 

Lo mismo sucede al final del film, vemos en la trinchera un póster colgado por un soldado alemán al principio del film, indicando que el esfuerzo de meses y tantos muertos han sido para recuperar la trinchera que ya tenían. Un buen detalle, se entiende bien, sin embargo, los cineastas deciden infravalorar al espectador una vez más y al acabar el film añaden un texto que dicen “En 1914 empieza la guerra y cuando acaba, las fronteras permanecen prácticamente iguales pese a millones de muertos” Esto lo debe transmitir tu film, no lo expliques con un texto. 

En resumen, es una película que se puede ver bien, tiene momentos interesantes, pero le falta mucho para llegar a merecer esas 9 nominaciones al Oscar. Se acerca más a un «telefilm». Le falta sutilidad, elegancia, talento narrativo, mejor puesta en escena y varias cosas más. 

«Tár» Todd Field narra de manera elegante una sutilmente enmascarada crítica a la cultura de cancelación. Lo consigue a través de la acertada elección de usar como protagonista a Cate Blanchett haciendo de mujer lesbiana.  Hay verdad en este film. Pese a su ritmo pausado, funciona debido a su estructura clásica de ascenso y caída con elementos de suspense esporádicos que avivan el interés del espectador, ya sea la desaparición de un libro de partituras o la recepción de una carta anónima. Estamos ante un buen film que se sitúa sin duda entre lo mejor del año.

«The Banshees of Inisherin» incluso con una trama bastante peculiar, la película marca claramente las intenciones y obstáculos de sus protagonistas, haciendo que el espectador se implique en el film. Muchas películas nominadas deberían aprender de esto. Narra con éxito una historia oscura, a la vez de graciosa, con un agradable ritmo pausado. Estamos ante un buen guión de Martin McDonagh. Quizás el film no llega a tener la suficiente profundidad emocional que una película de Oscars debiese tener pero sin duda es de lo mejor de esta edición.

«The Batman» es una película que flojea en el departamento de dirección. Estando años luz por detrás del Batman de Nolan, esta película carece de estilo, emoción y suspense. Su pobreza narrativa hace que no consiga implicarme. Podría incluso clasificarse como un intento fallido de neo-noir, que pretende ser una mezcla entre Seven y Chinatown pero está más cerca de una película mediocre de Marvel que tiende a hacerse pesada y aburrida.

«The Fabelmans» Spielberg rueda su film autobiográfico, en sintonía con varias películas que han seguido esta moda en los últimos años y pese a sus 76 años de edad, Steven, con su descomunal talento narrativo, deja en ridículo los intentos fallidos de cineastas como Charlotte Wells, Celine Song o Carla Simon de tratar la cotidianeidad, la verdad y en definitiva, la vida. Spielberg ha conseguido rodar, sin despeinarse, la obra maestra que todos los críticos están deseando adjudicar el debut feminino autobiográfico de turno.  El film tiene un gran comienzo y un tercer acto magistral. La escena del rodaje en la playa es magistral y de una ambientación histórica espeluznantemente precisa.  Los toques humorísticos aportados por el romance con la adolescente religiosa alcanzan niveles estelares.  Quizás la película decaiga ligeramente hacia su mitad, dejando al espectador ajeno a las numerosas discusiones intrafamiliares. No obstante es sin duda de lo mejor del año. Me gustaría resaltar dos momentos que ilustran el talento de dirección que hay detrás de este film:

Primero de todo, cuando el padre de familia (Paul Dano) decide mudarse a Arizona, su mujer (Michelle Williams) insiste en que contrate también al tío. Tras varias discusiones al respecto, hay una elipsis en la que el chico está rodando el viaje en coche hacia Arizona, enfocando a los miembros de la familia uno por uno hasta que finalmente aparece el tío en pantalla. Queda todo explicado sin necesidad de diálogo. A través de una simple imagen. Muchos cineastas deben tomar nota de esto.

El segundo ejemplo es cerca del final del film cuando el alterego de Steven está a punto de conocer a John Ford. Un paneo circular nos muestra uno a uno numerosos pósters de films de este gran director. Finalmente la cámara se detiene en el rostro asombrado del joven Steven. En el fondo del plano vemos el póster de Liberty Valance, el cual aparece también al principio del film como una de las películas clave en su vida. Este nivel de precisión y atención al detalle no se encuentra fácilmente en un film cualquiera.

«The Whale» de Darren Aronofsky es una de las películas que más me ha gustado de las que he visto esta temporada. Tiene un buen ritmo. Implica al espectador. El desenlace es magistral.
Además, Aronofsky demuestra una gran habilidad narrativa y excelente dominio espacio-temporal al enriquecer la historia con numerosos personajes y subtramas en una única ubicación de manera totalmente asimilable para el espectador. Siendo objetivamente superior a muchas de las películas nominadas, el hecho de que no compita a mejor película me parece una atrocidad.

«Top Gun Maverick» se agradece que se haga cine con pretensiones de entretenimiento como Top Gun Maverick. Las escenas de acción son realmente trepidantes. Sin embargo, no consigo implicarme del todo durante el resto del film, y en ocasiones me llega a aburrir. La trama romántica está pobremente trabajada. No obstante estoy completamente a favor de que se hagan más películas en esta línea. 

«Triangle of Sadness» sorprende que haya triunfado en Cannes al compararse con Titane, la ganadora anterior. Esta es una comedia genuinamente divertida. Particularmente en su primera mitad. Es una interesante propuesta hasta la escena en el barco en que todos comienzan a vomitar, la cual me parece absurda e innecesaria, a partir de ese momento la película fracasa y comienza a hundirse tal como lo hace el barco en que van a bordo sus personajes. No obstante es un film agradable de ver, y me alegra que haya sido bien recibido en la temporada de premios. Tiene buenos momentos de comedia aunque alarga innecesariamente demasiadas secuencias y no llega a acertar en la parte dramática debido parcialmente a su burdo intento de crítica a la burguesía y el innecesario carácter panfletista del film.

En conclusión, al compararse con 2020 y 2021, esta edición ha resultado relativamente fructífera. Por parte de la academia aún cabe esperar una mayor despolitización. No podemos olvidar tampoco la inexplicable ausencia de Babylon y The Whale entre las nominadas a mejor película. 

Indiferentemente de los resultados de estos generalmente desatinados galardones, al menos podemos decir que este año hemos tenido el placer de ver películas como The Fabelmans, Tar, Babylon, The Whale o Almas en Pena de Inisheren. 

Afonso Caetano

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *