El chico de 100 años

“El Chico” (1921), es una película que gusta a todos, llena de emoción y entretenimiento. En definitiva, puro cine.

Puro cine desde que suenan los primeros compases de la melodía, con la
aparición de “la mujer”, y la magistral secuencia en que “el hombre”, mira su retrato, y vemos como accidentalmente, lo tira a la chimenea, produciendo un inevitable pellizco en el estómago al espectador. Se apresura a rescatar la fotografía, la observa, y la vuelve a arrojar al fuego…

 

Decir tanto con tan poco…

Desde este momento, el guión avanza con una implacable ligereza y frescura. La mujer abandona al bebé en un coche, los ladrones roban el coche, se deshacen del bebé al descubrirlo, y este llega a parar a Chaplin, en una brillante aparición. Chaplin, con un nivel de humanidad inigualable, también intenta deshacerse del bebé. Un gran acierto.

Y lo intenta de todas las maneras
posibles…

Lo hace con una serie de gags superdotados. Chaplin se encuentra en
estado de gracia en su primer largometraje.

Un gag que me gustaría destacar, sucede cuando al fin Chaplin decide
quedarse con el bebé. Lo trae a casa, y antes de entrar, frente a la puerta, se encuentra a varias vecinas que le preguntan por el nombre del bebé. Sin decir nada,
Chaplin entra en casa, cierra la puerta y tras un segundo, se abre la puerta, y responde: “John”.

No requiere explicación… Este sutil humor de puertas podría haber salido de una comedia de Lubitsch, Chaplin fue una gran influencia para él. De hecho, Lubitsch siempre consideró “Una mujer
de París”
, un film de gran incidencia en su carrera.

En “El Chico”, Chaplin envuelve al espectador en una constante atmósfera de drama y humor. Lo consigue, en parte, gracias al uso de
formas dramáticas para rodar situaciones cómicas.

Nunca olvidaremos la emblemática escena en que el chico rompe cristales de casas, para que el padre los arregle. Esta escena es también ejemplo del efectivo uso de Chaplin del punto
de vista del chico.

El divertido personaje del policía, que vemos una vez más, en la
mencionada escena, sirve como excelente
impedimento constante a las voluntades de los personajes, tanto en drama como en comedia.

Una de las secuencias que más me divierte, es el combate entre el hijo y
el otro niño, y cómo cuando el
hermano interviene, Chaplin, intenta protegerse declarando la victoria al rival
de su hijo.

Es importante el grado de expresividad que alcanzan los actores en el
film, gracias a una sublime dirección actoral por parte de Chaplin.

Por ejemplo, la escena en que intentan separar a padre e hijo.

Jackie Coogan (el hijo), muestra auténtica emoción, a través de su rostro
y expresión corporal. Además, el plano está compuesto de tal manera, que el personaje del hijo ocupa la posicióncentral, para aumentar dramatismo, mientras la cámara se sitúa desde un ángulo lateral, que permite observar como el hijo dirige la mirada a su padre.

El rechazo inicial del personaje de Chaplin a
cuidar del niño, seguido por la enternecedora relación entre ambos, generan una emotividad que eclosiona cuando los intentan separar.

Esto sucede gracias a ideas sencillas, que sin embargo, nunca son obvias.
Entre los innumerables ejemplos de sutilidad del film, podemos citar la escena de la boda de la madre. En tan solo unos segundos, vemos que sale de la iglesia, con un rostro entristecido, agarrada del brazo de unanciano.

Quizás, la parte del sueño, perjudique ligeramente el ritmo de la
película, de manera similar a como sucede en “BienvenidoMrMarshall”.
Esto es algo estrictamente personal, lo que es innegable, es que la hora que dura el film, aparentan ser 15
minutos y te hace permanecer en tu asiento sin pestañear.

Con“El chico”, una película sencilla y a la vez compleja, Chaplin nos
demuestra que es un genio de la emoción, la risa y la lágrima. La universalidad de sus temas, hace que sus
films envejezcan de una manera
prodigiosa.

El primer intertítulo de la película nos prometía una sonrisa y quizás una lágrima. 

100 años después, Charles
Chaplin continúa cumpliendo su promesa.

Pablo Biedma


Publicado

en

,

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *